16/5/14

Carta a la gente que lo hace fácil.

Tú, 

Que probablemente no sonrías para que te sonrían por la calle, que probablemente no eres amable, no cedes el paso, ni llamas a tu madre. Que seguramente no hayas hecho el bien en la última semana, no te habrás planteado ayudar en un comedor social, le giras la cara a un pobre, y lo que es peor, pasas corriendo y mirando al suelo cuando ves a los de Greenpeace y Cruz Roja con sus carpetas. Tú, que seguramente te quejas de que tu vida es injusta por tonterías. Tú, que criticas, mientes, envidias, comes más de la cuenta y no vas a la iglesia. Tú, que no lees, escuchas música comercial, eres consumista, gastas en lo que no necesitas, no pagas el winrar, te saltas una clase o dos, copias en los exámenes, tienes mala ortografía y no vas a votar. Tú que eres un mal ciudadano, no ves las noticias, matas a insectos sin piedad, bebes más de la cuenta y hablas en el cine. Tú, escoria.

Te puedes sentir mal por mil cosas en esta vida. Mas bien, te pueden hacer sentir mal por infinitas de ellas. Yo no te escribo esto para hacerte sentir mal por alguna, yo te escribo porque sé que, como yo, en el fondo también sabes que son tonterías.

Gracias. Por intentar mirar mejor a la gente, por ser respetuoso, por sonreír con amabilidad, por decir las cosas de mejor manera. Por ayudar en lo que puedas y lo que te propongas (lo que salga de ti), por no juzgar a nadie para herir, por no crear virus ni dejar anónimos hirientes en ask.fm. Por reírte de la gente pero no en su cara, por saber cuando parar, por tener corazón, por ser buen perdedor, por no ser vengativo o rencoroso. Por piropear, hacer sentir mejor a la gente, halagarles, no hacer lo que no querrías que te hicieran y hacer lo que te gustaría que te hiciesen. 

Gracias por no ser la mejor persona del mundo, admitirlo, mejorarlo, respetarlo en otros y hacerlo fácil.

No serás tampoco un buen amigo, ni un buen hijo. Es normal. Las personas chocamos, nos enfadamos, nos damos puñaladas por la espalda. Somos egoístas. Nadie es perfecto y por mucho que te lo propongas se te hará difícil llevarte con todos perfectamente y hacerlo todo bien. Eh, no pasa nada. Aunque lo hicieras bien lo haría otra gente mal contigo, y no tienes por qué aguantar que te hagan sentir mal por eso también y encima no poder defenderte. Cabréate si quieres. Manda a la mierda a la gente que lo hace difícil. Diles las cosas claras, explícales por qué no les quieres en tu vida, intenta que entiendan esto que te estoy diciendo. Y si no lo hacen, allá ellos. Pasa. No pierdas el tiempo en gente que no vale la pena, no te compliques la vida, no dejes que te la compliquen. Seguramente sean de los que te hacen sentir mal por tonterías, y ya sabemos qué pensar de esa gente. 

No hay personas buenas y malas personas, hay gente que prefiere hacerlo bien y gente que no.

Un abrazo.
Desatentamente, yo. 

P.D.: -Cariño, ¿tengo la nariz grande?
-No, mi amor, la tienes común.
-¿Común?
-Común tucán.

2 comentarios:

  1. Manda a la mierda a la gente que lo hace difícil. Diles las cosas claras, explícales por qué no les quieres en tu vida, intenta que entiendan esto que te estoy diciendo. Y si no lo hacen, allá ellos. Pasa. No pierdas el tiempo en gente que no vale la pena, no te compliques la vida, no dejes que te la compliquen. Seguramente sean de los que te hacen sentir mal por tonterías, y ya sabemos qué pensar de esa gente."

    Gracias Adri, estas palabras son la parte buena de una mala historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estoy seguro de interpretar eso de la manera correcta, pero de todas maneras me gusta. Muchas gracias por comentar :3

      Eliminar

Que buen@ eres, ¿vas a dejar un comentario? :_3